Estudiantes secundarios de Rosario se movlizarán el lunes en conmemoración de la Noche de los Lápices

La ley de centros de estudiantes y el boleto estudiantil gratuito son dos de las banderas que movilizan a los estudiantes secundarios de la provincia. En conmemoración de un nuevo aniversario de la Noche de los Lápices, el lunes marchan por el centro de Rosario. También reclaman por políticas que atiendan la violencia social y la narcocriminalidad que repercute en los chicos de los barrios de la ciudad.

Participación, memoria y militancia son algunos de los ejes por donde transitan la mayoría de las actividades para recordar lo sucedido en septiembre de 1976, cuando un grupo de estudiantes secundarios de la ciudad de La Plata fueron secuestrados y llevados a un centro clandestino de detención. Meses antes habían participado activamente de la implementación del medio boleto para los alumnos de la escuela media.

Desde entonces, los nombres de Claudio de Acha, Horacio Ungaro, María Clara Ciocchini, Claudia Falcone, Daniel Racero y Francisco López Muntaner se transformaron en símbolos de las movilizaciones por la ampliación de los derechos de los chicos. Sus nombres hoy forman parte de los casi 250 adolescentes que continúan desaparecidos por la última dictadura cívico-militar.

En este marco, el próximo lunes 16 los secundarios de las escuelas de la ciudad se concentran a partir de las 10.30 en Plaza San Martín (Dorrego y Córdoba), para marchar hasta la Plaza 25 de Mayo. “Vemos que nuestras escuelas se caen a pedazos a falta de presupuestos y políticas que se preocupen por la educación pública. Somos cada vez más los que nos organizamos exigiendo la gratuidad del boleto a la hora de ir a estudiar, porque todos tenemos derecho a educarnos y eso incluye llegar a clases todos los días”, señalan desde la Coordinadora Rosarina de Estudiantes Secundarios (Cres).

La misma lucha. Bajo la consigna “Los lápices escriben otros nombres, la lucha es la misma”, reclaman la implementación del proyecto por el boleto educativo nacional (gratuito para primarios, secundarios, terciarios, universitarios y trabajadores de la educación). También que se respete el medio boleto interurbano y condiciones edilicias “dignas” en todas las escuelas.

Pero además piden políticas que atiendan la problemática del narcotráfico, que tiene entre sus víctimas a chicos y adolescentes de las barriadas populares de Rosario. “Basta de narcotráfico, que los gobiernos tomen las medidas necesarias”, exigen los secundarios en la convocatoria a la marcha, que contará con la participación de alumnos de distintas escuelas públicas y privadas de la ciudad. Instan además al fin “de la violencia policial en la puerta de las escuelas en los barrios”.

“Que se planteen estas cosas es bueno, porque tiene un trasfondo muy interesante para poder articular las políticas sociales en el territorio entre organizaciones, ya que el Estado se ha retirado del barrio y no quedan muchas instituciones referentes para los pibes, que se ven arrojados a la violencia”, dice Pitu Salinas, integrante del Movimiento 26 de junio en el Frente Popular Darío Santillán.

Para Salinas, la escuela como articuladora de instancias de diálogo y participación es “fundamental”. Entiende que en el marco “de lo que viene pasando en muchos barrios” —sacudidos por la violencia y la exclusión social— “la participación juvenil hoy más que nunca se hace necesaria”.

Ley de centros. En agosto del año pasado, la Legislatura santafesina dio media sanción a la ley provincial de centros de estudiantes, que apunta a garantizar y promover la participación de secundarios y terciarios en estos espacios. Desde entonces, la iniciativa duerme en el Senado provincial, a la espera de su aprobación definitiva.

“Hemos tenido charlas con los senadores y les hemos planteado la necesidad que la ley avance, porque es un reclamo muy sentido de muchos grupos secundarios y terciarios a lo largo y a lo ancho de la provincia, que no pueden formar su centro de estudiantes”, explica Eduardo Toniolli, diputado del Movimiento Evita y autor de la iniciativa legislativa.

Presidente de la comisión de Derechos y Garantías de la Cámara baja, Toniolli destaca que en la propuesta se menciona explícitamente que estos espacios deben estar conformados “exclusivamente” por estudiantes. Y explica que lo que pareciera una obviedad deja de serlo “cuando la negativa frente a la presión de los estudiantes se convierte en la creación de organismos mixtos”.

“La línea de las dos ministras de Educación provincial anteriores —Elida Rasino y Letizia Mengarelli— era la de canalizar todo en las rondas de diálogo y convivencia. Algo que nosotros salimos a cruzar fuertemente, porque si bien esos son ámbitos de encuentro y concertación, no son de organización estudiantil”, diferencia el legislador provincial.

Otro punto destacado de la norma que tiene media sanción de Diputados es que obliga a las autoridades a generar “acciones positivas” que promuevan estos espacios, no sólo mediante la difusión del texto de la ley, sino brindando un espacio físico para su funcionamiento y habilitando a que se reúnan los alumnos en horario de clases.

Fuente: La Capital